Consecutive practice articles

¿Cuándo debe leerme la policía mis derechos Miranda?

La advertencia sobre los derechos Miranda normalmente se realiza cuando una persona es arrestada. No obstante, los derechos Miranda corresponden durante cualquier “interrogatorio en custodia” (cuando la persona es privada sustancialmente de su libertad y no puede irse a voluntad), aun cuando el sospechoso no haya sido formalmente arrestado. Sin embargo, la policía no tiene la obligación de notificarle sus derechos Miranda antes de hacerle una pregunta. Si la persona no está bajo custodia policial, la advertencia sobre los derechos Miranda no es necesaria y cualquier cosa que la persona diga puede ser utilizada en el juicio si luego es acusada de un delito. Esta excepción a menudo surge cuando la policía detiene a una persona en la calle para preguntarle acerca de un delito reciente o la persona aparece con una confesión antes de que la policía tenga la oportunidad de hacer la advertencia. Si una persona considera que puede llegar a ser sospechosa de un delito, es recomendable negarse amablemente a responder las preguntas, al menos hasta consultar a un abogado.

¿Qué son los derechos Miranda?

También conocidos como “norma sobre los derechos Miranda” o “advertencia sobre los derechos Miranda”, cuando usted es arrestado en los Estados Unidos, los oficiales de policía deben informarle que tiene derecho a permanecer en silencio, que todo lo que diga puede ser utilizado en su contra en un tribunal, que tiene derecho a contactar a un abogado y que si no puede costearlo, se le proporcionará uno antes de que le hagan preguntas, si así lo desea. En caso de no haberse realizado la advertencia sobre los derechos Miranda, la evidencia obtenida no será admisible en los tribunales. La advertencia de la policía se hizo obligatoria a nivel nacional cuando en 1966 la Corte Suprema de los Estados Unidos se pronunció en el caso Miranda contra Arizona; de allí su nombre.

¿De qué me protegen los derechos Miranda en una investigación policial?

Además de notificarle sus derechos Miranda al arrestarlo, las autoridades deben respetar sus derechos Miranda durante la investigación. Una vez que el acusado invoca el derecho a un abogado, todos los interrogatorios en custodia deben detenerse hasta que el abogado del acusado esté presente. Por ejemplo, ni un oficial de orden público ni nadie puede exigirle legalmente u obligarlo a hablar, responder preguntas o firmar papeles sin un abogado presente. Si lo obligan a dar información que lo incrimine mediante amenazas, preguntas insistentes u otros medios de coerción, puede evitar que utilicen eso en su contra en los tribunales. No obstante, si el oficial simplemente olvida informarle sus derechos Miranda, pero no recurre a amenazas, preguntas insistentes u otros medios de coerción, la información que brinde voluntariamente a la policía puede igualmente ser utilizada en su contra en los tribunales.

¿La policía tiene que esperar hasta que haya un abogado presente antes de hacerme preguntas?
No, es legal que la policía le haga preguntas sin la presencia de un abogado o sin advertirle de sus derechos Miranda (notificarle que tiene derecho a permanecer en silencio y tener un abogado presente durante las preguntas) siempre que las preguntas sean meramente con fines de investigación y usted considere que es libre de irse y no ha sido formalmente acusado. Incluso si es arrestado, no es obligatorio que tenga un abogado presente antes de contestar las preguntas que le haga la policía. El sospechoso es libre de renunciar a sus derechos Miranda y hablar voluntariamente con la policía sin un abogado presente. No obstante, una vez que pida un abogado, conforme a la sexta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, la policía tendrá prohibido hacerle preguntas adicionales hasta que haya un abogado presente.

Diferencias entre ser cuestionado (interrogatorio que no es en custodia) y ser interrogado (interrogatorio en custodia)
Si considera que es libre de irse, está presente por su propia voluntad y no ha sido acusado, probablemente le hagan preguntas en un entorno en el que no esté en custodia.

Por otro lado, si ha sido arrestado o si ha sido detenido y no considera que es libre de irse cuando quiera, o si le han leído sus derechos Miranda, probablemente esté legalmente bajo custodia policial y, por ende, lo estén interrogando.

Las declaraciones que realice durante un interrogatorio en custodia pueden ser utilizadas en su contra siempre que la policía le haya leído sus derechos Miranda y usted haya renunciado al derecho de mantenerse en silencio o de tener un abogado presente. No obstante, las declaraciones que realice en respuesta a las preguntas que la policía le haga no estando bajo custodia pueden utilizarse en su contra aunque no lo hayan advertido de sus derechos Miranda, dado que los derechos Miranda solo corresponden en caso de un interrogatorio en custodia.

LA CRIMINALISTICA EN VENEZUELA
Como Venezolano y Criminalista, quiero compartir con ustedes este articulo publicado por un Periodico Reconocido en esta nacion en el cual recita lo siguiente:

Él, muy serio, porque sí sabe del tema, le explica que la policía científica y la Fiscalía hacen eso y hasta más. “Eso es criminalística, tía. Y la cosa no es tan papaya”, le cuenta con paciencia. “Nuestros muchachos le echan un camión, son de los que más saben, es más, esos de la tele son actores, no están en nada; los nuestros son de verdad, son los ‘papaupa’ de la cosa. Hasta una película hicieron con uno de los casos resueltos en Venezuela, se llama Muerte Suspendida y la estrenan en noviembre”.

Rigor científico. La reconstrucción de los hechos a través de tecnología digital, la comparación balística y el reconocimiento genético son algunas de las áreas que desarrolla la ciencia criminalística venezolana.

A través de ellas se han podido resolver casos emblemáticos como el sonado crimen cometido por el fallecido psiquiatra Edmundo Chirinos y el de la avioneta siniestrada en Los Roques con tripulantes italianos en el año 2013.

El éxito en la resolución de delitos ha logrado que los especialistas venezolanos sean invitados permanentes para colaborar en investigaciones criminales en otros países.
Cuatro organismos del Estado están capacitados con laboratorios de última generación para llevar a cabo las investigaciones criminales en profundidad: la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), el Servicio Nacionalde Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) y el Ministerio Público (MP).

Otros organismos también dan sus aportes como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) que cuenta con profesionales en informática, actividades contables, expertos al igual que la Dirección
General de Contrainteligencia Militar (Digecim) que cuenta con especialistas en balística, grafotécnicos, investigadores y profesionales en inspecciones técnicas.
Apoyo latinoamericano. A mediados de agosto de 2014, una comisión de funcionarios de la Unidad de Criminalística contra la Vulneración de Derechos Fundamentales y de la Dirección Técnico Científica y de Investigaciones del Ministerio Público (MP) fue a Ecuador para participar en la reconstrucción de los sucesos relacionados con el secuestro que sufrió el presidente Rafael Correa en 2010.

Los expertos venezolanos se encargaron exitosamente de realizar la reconstrucción de los hechos con el objetivo de determinar el lugar exacto dónde ocurrieron los mismos y su secuencia, según lo divulgó el Ministerio Pública.
De la ficción a lo real. Aunque como la tía Felipa, muchos ven la ciencia de la criminalística solo a través de las series de TV y películas donde los crímenes son resueltos en lo que dura un episodio, la verdad es que estos métodos de trabajo van incluso más allá de la ficción. Es de hecho una realidad mundial en la que Venezuela destaca por su personal calificado.

Vale señalar así la tecnología de reconstrucción digital, un software que desde 2009 aporta grandes detalles a las investigaciones en Venezuela. Los expertos del Cicpc lo definen como un instrumento 100% seguro.

“El proceso empieza cuando el fiscal que lleva el caso hace una requerimiento pidiendo que se reconstruya el hecho en 3D. Se evalúa y determina si hay elementos suficientes para graficar, ampliar y animar.

Luego se hace un análisis para que se pueda mostrar visualmente lo que ocurrió y a veces se hace en una semana, en otros casos puede demorar un mes”, explicó uno de los funcionarios consultados.

Esta herramienta contribuye a hacer más demostrativo el caso, tal y como pasó con el homicidio de la intérprete de señas Adriana Urquiola, ocurrida en Los Teques (Mir) durante las guarimbas de 2014.

“Con los testigos y la fijación fotográfica se pudo levantar digitalmente la reconstrucción
de hechos, donde se demostró cómo ocurrieron y quién estaba involucrado. Con esto se pudo dictar la orden de aprehensión en contra del implicado”, aclara.
Otro caso reconocido resuelto gracias a este método fue el asesinato de Santiago Pedroza, otra de las víctimas de las protestas violentas de 2014, quien murió degollado tras chocar con una guaya colocada por manifestantes en la avenida Rómulo Gallegos.

En esa oportunidad, entre las experticias practicadas, se realizó la inspección técnica del sitio del suceso, la fijación fotográfica del lugar, la colección de las evidencias físicas halladas y las entrevistas a testigos.
El experto asegura que la idea de estos aportes es aclarar los hechos de una forma más gráfica y auténtica. “Lo que se refleja es lo mismo que está en el expediente, pero si faltan elementos no se puede hacer la reconstrucción”, aseveró.

El ADN lo delató. Otros casos también han dado la vuelta al mundo por la efectividad con la que los especialistas criollos los han resuelto.

Destaca así la pronta condena al psiquiatra Edmundo Chirinos por el asesinato de una estudiante de Comunicación Social, luego de que se allanara su consultorio aplicando pruebas de luminol, donde se localizaron rastros de sangre en la pared y en la alfombra, determinando que la víctima fue arrastrada 3,20 mts. El diván del consultorio, donde encontraron uno de los zarcillos de la víctima, fue objeto de análisis de ADN, que determinó que la sangre correspondía a la víctima, quien había sostenido conversaciones con su asesino a través de mensajes privados que fueron analizados por la Unidad de Informática Forense.

El tiempo no es limitante. Los expertos de criminalística en el país no limitan las investigaciones a la época en la cual ocurrió el suceso. Muestra de esto ocurrió en 2012, luego de casi 40 años de la desaparición forzada del joven estudiante Noel Rodríguez por cuerpos represivos del Estado en los años 70, y en donde la Fiscalía hizo el hallazgo del cuerpo del estudiante en un nicho del cementerio General del Sur.

La data de muerte impidió que los especialistas en Antropología Forense pudieran determinaran que la osamenta era de Rodríguez y que las torturas sufridas causaron su muerte.

Prestigio internacional. Un año más tarde, en 2013 cinco meses fueron suficientes para que los criminalistas del Cicpc, MP e incluso expertos privados, dieran con la avioneta siniestrada en el Archipiélago Los Roques con tripulantes italianos, entre ellos el diseñador de modas Vittorio Missoni.

Otra experta del MP (que prefirió no identificarse) define este caso como uno de los más importantes para la institución, pues se debía dar una respuesta a otro país sobre un accidente ocurrido en aguas venezolanas.
“Aunque no hubo un delito que acarreara sentencia, sí requirió la intervención directa de las autoridades. Esas personas estaban desaparecidas, había un compromiso internacional en dar respuesta, por ello se buscó apoyo en otras instituciones y se ubicó la avioneta y los cuerpos de los tripulantes”, explicó la criminalista, quien acotó que a raíz de este caso, el Ministerio Público recibió distintos reconocimientos en Italia.

De última generación. “En 2010 se compraron equipos imprescindibles para el trabajo”, refirió la experta, y aseguró que “el microscopio de comparación balística es uno de los más importantes, así como el de barrido electrónico que se utiliza en el Cicpc para el análisis de la traza de disparos, pero en el MP se usa incluso para analizar un arma completa. No tenemos nada que envidiarle a otro países”.

El microscopio electrónico de barrido (Scanning Electron Microscopy), continúa la especialista, “ofrece múltiples informaciones de cualquier muestra (huellas, cabellos, etc.). Al barrer con un haz de electrones sobre un área, en un monitor se visualiza la información seleccionada”.
Identidad. La criminalística no solo se relaciona con hechos delictivos, también está vinculada con otros casos como la identificación genética.

En junio de 2015 la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, informó que en lo que va de año se han resuelto 16 solicitudes para determinar la identidad de menores reclamados por familiares o parientes.
En la Fiscalía se realizan pruebas de ADN y filiación que permiten obtener los diversos resultados requeridos por los venezolanos.

Crominalística de campo
Se encarga de abordar el sitio del suceso con diferentes técnicas como la observación, protección, fijación, colección, embalaje, rotulado, etiquetado, traslado y preservación de todos los elementos de interés.
Además, utiliza la inspección Técnica, Levantamiento Planimétrico, Trayectoria Balística y reconstrucción de hechos.

Laboratorio Biológico
Aborda los procesos de protección, búsqueda, fijación, colección, embalaje, rotulado, etiquetado, traslado y preservación para el análisis mediante procedimientos, de fluidos y material de origen biológico, tales como: sangre, semen, saliva, sudor, orina, heces fecales, pulpejos dactilares y uñas de víctimas y victimarios.

Balística forense
Es el estudio de los fenómenos que inician desde que la aguja percutora golpea la cápsula del fulminante de la munición, generando grandes volúmenes de gases que impulsan el proyectil (elemento dinámico), e involucra el recorrido del mismo por la parte interna y longitudinal del cañón, además de analizar la trayectoria.

Activaciones especiales
Se enfoca en la localización y procesamiento de huellas dactilares latentes o no latentes halladas en el sitio del suceso o en las evidencias físicas que guardan relación con el hecho delictivo, con la finalidad de identificar a las personas que estuvieron presentes en el lugar donde sucedió el crimen.